Compuestos Orgánicos Volátiles (COVs)

Compuestos Orgánicos Volátiles (COV)

Los Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) son sustancias químicas que contienen principalmente carbono e hidrógeno y en menor medida otros elementos químicos como el oxígenoflúorclorobromoazufre o nitrógeno.

Una característica importante de los COV es que a temperatura ambiente son muy volátiles y por tanto los encontramos en estado gaseoso. Este hecho, hace que escapen de sólidos y líquidos que lo contienen y pase al aire que respiramos en nuestros hogares, lugares de trabajo, etc.

Donde se encuentran los COVs

La calidad del aire interior de nuestras casas y de los lugares de larga permanencia, juega un papel muy importante en la salud de toda la familia. Los COV son un factor de riesgo para la salud que cada día toma más relevancia, pues se encuentran en la composición de infinidad de productos que habitualmente tenemos en casa:

  • Productos de limpieza del hogar
  • Productos de higiene personal
  • Cosméticos
  • Humo de tabaco
  • Materiales de construcción y decoración
  • Materiales para acabados superficiales
  • Mobiliario del hogar
  • Combustibles para la calefacción
  • Juguetes y plásticos, etc.
  • En el coche y otros vehículos, etc.

Los COV no siempre huelen, y esto no significa que no estén presentes en el aire que respiramos.

Los COV pueden ser de origen natural o artificial e incluyen centenares de sustancias diferentes. Entre las fuentes naturales de COV tenemos el metano proveniente de la descomposición de la materia orgánica y de la digestión de animales como las vacas. Pero son más preocupantes los de origen artificial producidos por la industria química que podemos encontrar en casi todas partes. A modo de ejemplo podemos citar: disolventes aromáticos (benceno, tolueno, xileno, etc.), hidrocarburos alifáticos, cíclicos y olefínicos (hexano, octano, decano, bencina, etc.), disolventes clorados o halogenados, alcoholes, aldehídos, cetonas, ésteres, compuestos de glicol, terpenos, etc.

Si se desea saber más sobre COV, se recomienda acudir a la “Base de datos de sustancias tóxicas y peligrosas RISCTOX

Efectos en la salud

Los compuestos orgánicos volátiles (COV), en función de la dosis y los tiempos de exposición, producen efectos graves tanto a la salud como al medio ambiente. A forma de resumen tenemos:

A.- Efectos en la salud. Se producen principalmente por inhalación, pero también por contacto.

  • Irritación de ojos, vías respiratorias, garganta y tos seca.
  • Dolor de cabeza, picor y reacciones alérgicas en la piel, sequedad ocular, dificultades respiratorias, alergias, sibilancias, asma, bronquitis, náuseas, mareos, fatiga, dolores estomacales e intestinales, vómitos con sangre
  • Problemas de concentración, falta de memoria, irritabilidad, fatiga
  • Problemas reproductivos o de desarrollo embrionario y fetal, desequilibrios del sistema inmunológico, del sistema hormonal o del sistema nervioso central.
  • Daños al riñón, intestino delgado, hígado y pulmones
  • La exposición crónica a COV como el benzeno o el formaldehido se relaciona con algunos tipos de cáncer.
  • Los COV semivolátiles, aunque no permaneces en el aire en forma de gas, se depositan en el polvo fino doméstico, que más tarde se respira y llega nuestros pulmones.

B.- Efectos en el medio ambiente. Causan efectos graves.

  • Efectos nocivos sobre sobre los ecosistemas naturales debido a su toxicidad
  • Efectos nocivos sobre el medio, como desperfectos sobre los materiales, olores, etc.
  • Efectos sobre los ecosistemas naturales, interfiere en la actividad fotosintética, en el crecimiento y el metabolismo general de las plantas
  • Aumentar la sensibilidad de los árboles a las heladas, al calor y la sequía, etc.
  • Ayudan a destruir la capa de ozono

Los COV poseen propiedades características, las cuales son responsables de sus efectos en la salud y el medio ambiente.Son compuestos volátiles, liposolubles, tóxicos e inflamables.

  • Volatilidad: Son compuestos químicos que se evaporan rápidamente a la atmósfera y contaminan el aire interior, pudiendo entrar al organismo por la entrada más peligrosa: la respiratoria a través de la inhalación.
  • Liposolubilidad: Son moléculas orgánicas que presentan afinidad por las grasas (liposolubles) y que se acumulan en los tejidos grasos del cuerpo.
  • Tóxicas: Su toxicidad dependerá del compuesto o sinergia de ellos y de las condiciones de exposición. A corto plazo estos compuestos causan reacciones alérgicas o mareos. A largo plazo se relacionan con lesiones neurológicas, irritabilidad, dificultades de concentración, afectación visual, verbal o motora, memoria, etc. Otros han sido reconocidos como cancerígenos, como el formaldehido o el benceno, pero hay muchos más. Para más información mirar la base de datos RISCTOX.
  • Reactividad química: Estos compuestos químicos reaccionan con el óxido de nitrógeno proveniente de la combustión en los vehículos, y en presencia de la luz solar generan la contaminación atmosférica conocida como smog o efecto boina en las ciudades más contaminadas. Además, destruyen la capa de ozono y provocan serios daños respiratorios.

Soluciones

El objetivo en una estancia, es que esta sea neutra en lo que a olores se refiere, por eso, debemos prestar atención a lo que nos marca nuestro olfato, y si detectamos un olor procedente de una fuente conocida, mejor eliminar la fuente. Eliminar la fuente se traduce en sacar la fuente de la estancia y no intentar camuflar los olores con ambientadores que engañan nuestro olfato y terminan agravando más el problema. Nuestro olfato no siempre huele y detecta estos COV, pues algunos son inodoros, por ello y ante la duda, es interesante adoptar algunas medidas básicas:

  • Incrementar la ventilación natural de la casa
  • Utilizar plantas naturales purificadoras del aire que ayudan a absorber los COV.
  • Eliminar o reducir las fuentes de emisión
  • Evitar en la medida de lo posible, los materiales sintéticos
  • Prescindir de tratamientos químicos en los materiales
  • Purificadores de aire
  • Mirar siempre la etiqueta de las pinturas y procurar que el contenido en COV sea inferior a 1g/l.
  • Utilizar el mínimo posible de productos químicos en el hogar (limpieza, cosméticos, ambientadores, pinturas, etc.), almacenarlos en lugares bien ventilados
  • Evitar plantas naturales de interior como lirios, prímulas o los jacintos que pueden provocar dolores de cabeza e incluso dificultades respiratorias.

Si se colocan moquetas, encolan parquets o muebles, barnizan o lacan puertas y muebles, se pintan paredes o muebles, etc. durante los primeros días o semanas posteriores, se debe hacer una ventilación generosa y repetida. También evitar en la medida de lo posible la utilización de estas estancias durante este tiempo.

En caso de notar olor a disolvente y no identificar la fuente de donde procede, se recomienda hacer una medición de COV. Igualmente si se tienen dudas de posibles niveles elevados de COV en el ambiente interior (aunque no se huelan), se recomienda una medición de COV.

Podemos darte soluciones para reducir estas emisiones de forma considerable.